Teatro ECAS

Editor2 by

Cuando Nancy Patiño y Francis Parra establecieron el Teatro ECAS en 1997, lo hicieron porque entendieron que había, historias sin contar y un público sin representación. Parra, la directora artística y creativa de la compañía quien estudió teatro en la República Dominicana, estaba desilusionada con la falta de opciones para los hispanohablantes aficionados del teatro en Providence.  “En aquellos tiempos,” dice, “uno tendría que ir hasta Nueva York si quería ver una obra en español. No existía nada para nosotros acá.” Con esa idea en cuenta Parra y Patiño decidieron crear ECAS, la primera compañía de teatro hispanoparlante en Rhode Island. “Nuestra primera obra sería la prueba; si la gente asistía, queríamos seguir ofreciéndoles más teatro.”

 

Pero su primera obra, la producción Rosa de dos aromas por Emilio Carballido, se estropeó por una omisión novata (se les olvidó solicitar guardias de seguridad para ayudar con el público), y cancelaron su estreno en Rhode Island College. Mientras prepararon la producción, le costó trabajo a ECAS encontrar actores hispanohablantes por el hecho de que no hablaron suficiente el español o nunca habían interpretado en una obra antes. La actriz principal, quien vino desde la República Dominicana, estuvo en el país por solo 10 días. Después de una búsqueda incansable, al último minuto encontraron un lugar para sus dos presentaciones y estrenaron la obra en la calle Broad en South Providence.  “Más de 150 personas asistieron las dos presentaciones que se habían cancelado,” dice Parra llena de orgullo por haber superado los muchos obstáculos de ese fin de semana. Para Parra el mensaje era claro: “Yo sabía que había un público y una necesidad para el teatro español en Rhode Island.”

 

Desde entonces, ECAS ha seguido creciendo. Hoy en día los boletos para las presentaciones a menudo se agotan y no hay una escasez de actores quienes quieren participar. ECAS ha trabajado con más de 150 actores quienes se enteran del teatro por varias vías incluyendo boca a boca, transmisiones por la radio sobre las convocaciones de casting, y programas del alcance comunitario durante las últimas dos décadas. José Luís Suazo, quien ha presentado con ECAS durante los últimos 12 años, considera al trabajo de ECAS como fundamental para la comunidad latina. “El teatro en español ayudará a los jóvenes aprender acerca de sus raíces, su cultura, y su historia,” dice. “Los latinos nacidos en los E.E.U.U. deben de ser orgullos de ser Americanos pero también deben de conocer la historia y el arte de sus países de origen para poder ser orgullosos de esas ricas culturas también.” Los otros actores están de acuerdo. Como dijo Varsobia Gallego, “nuestros países cultivan nuestras culturas, y eso es parte de lo que queremos compartir.”

 

Stephanie, la hija de Parra, se crió con el Teatro ECAS. “Nací en el teatro,” bromea ella, aunque algunos de los actores admiten que la cuidaron un par de veces entre bastidores. Hoy en día ella se encarga del sonido y de las luces para las presentaciones, dándose cuenta desde hace mucho que prefiere el trabajo técnico a la interpretación. Sin embargo, Stephanie ha aparecido en siete obras. El otoño que viene, cuando esté en UCONN, ella quiere participar en el teatro en alguna forma, utilizando sus años de experiencia con ECAS.

 

En 2015, ECAS encontró un hogar en una Caja Negra en la avenida Elmwood en South Providence. Este les ha dado la libertad de producir más obras y presentaciones además de ofrecer programas comunitarios como clases para jóvenes. Durante los últimos años, han ofrecido talleres para Central Falls High School, Classical High School, y Providence Career and Technical Academy (PCTA). Este verano, en colaboración con actores de Cuba, ECAS está ofreciendo programas del teatro musical para niños entre los 7 y 12 años de edad. Para Parra, este siempre ha sido un componente vital de la visión de ECAS: “Queremos crear una generación de aficionados latinos del teatro porque después de sembrar esa semilla, el teatro florecerá en nuestra comunidad.” Parra cree que los programas comunitarios crearán más oportunidades para las personas quienes apenas se están introduciendo al teatro.

 

Alma Pérez llegó a ECAS en esta manera; ella se enteró de ECAS por sus amigos y se ofreció como voluntaria. Comenzó a trabajar como acomodadora y poco a poco comenzó a aparecer en presentaciones. Ella atribuye el aumento de su confianza en sí misma a ECAS. Eddie Peguero está de acuerdo, comparando el ser actor a la terapia, dice que el teatro le mantiene de buena salud.

 

Recientemente el Teatro ECAS se ha enfocado en buscar oportunidades para seguir expandiendo. Por medio de programas de intercambio, el Teatro ECAS ha presentado en Lawrence, MA, Nueva York, y hasta Cuba, y ha alojado compañías de Colombia, Ecuador, y la República Dominicana. Aunque Parra siente orgullosa del éxito que ha experimentado el Teatro ECAS, ella espera llegar a ser un nombre aún más influyente en la comunidad de arte: “No queremos parar aquí –  queremos seguir creciendo y alcanzar más gente con nuestras historias.”

 

Luego en este mes ECAS presentará a Gramsci Guzmán, un guitarrista y compositor de Lawrence, Massachusetts, en un tributo al Maestro Joaquín Sabina. Esta presentación se llevará a cabo el sábado, 28 de julio a las 8pm en el 57 avenida Parkis, PVD.

 

Este otoño presentarán La criolla por Melida Degaldo, El rumor de la sangre por César Sánchez, y La cuesta mágica por Luís Castillo. Para más información acerca de su temporada otoñal, vea a ecastheater.org o facebook.com/teatroecas.

 

 

Leave a Reply

Prove that you are human *

Previous post:

Next post: